Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2009

Sé feliz

No puedo amarte,
sólo intentar protegerte de mi,
de mi forma de ser,
de mi manera de ver.

Sólo puedo quererte y respetarte
pero no del modo en que pretendes.

No me desprecies por tratar de alejarte
es mi deber cuidarte,
mostrarte que este no es el camino,
yo no puedo ir contigo.

Somos demasiado diferentes,
rebeldes en nuestras causas incansables
amigables, a veces inconscientes.

No te enojes, no te enrabies,
estoy segura de que la encontrarás,
ella está esperándote.

No me ames,
soy tan sólo el transporte de tus emociones,
no el sentimiento en sí.
Descúbrete a ti mismo, no te proyectes en mí.

No me quieras,
soy la compañía en momentos tristes,
el hombro y la palabra.
Apóyate en mí, pero no me ames.

No me desees,
no me anheles.
Mi paso es transitorio,
mi cuerpo envejece.

No me esperes,
tengo más años de los que parece
y menos, a veces. Sigue adelante, crece.

No me necesites.
Sé independiente, libre.
Conquista el mundo, tú puedes,
yo creo en ti, como lo he hecho si…

Amigo

eres un sol,
iluminas mis días grises y me conmueves con tu poesía

¿qué hace una rosa sin su protector?
¿qué lleva el viento y trae el mar?

la desesperación por el silencio me hace sufrir,
la búsqueda de un amor inalcanzable me reseca,
me deshidrata y muero lentamente

¿qué hace una rosa sin su brújula?

la mitología la transporta, le descubre un mundo distinto
las manos tiemblan y los ojos lloran, el corazón no entiende
la mente razona, pero no siente

¿qué hace una rosa sin tu amistad?

con esa luz que ahuyenta la oscuridad yo veo más lejos,
veo con los ojos cerrados, veo con los sueños,
con la esperanza.

Estoy más cerca de lo que parece,
pero a veces me siento tan lejana...

Amiga

Escúchame una cosa:
cuando las palabras no alcanzan,
cuando los sueños no bastan,
cuando el aire no es oxígeno sino veneno

saca la cabeza para afuera y mírate al espejo
está bien estar adentro de uno mismo
para pensar y sentir con claridad
pero eso es parte de un momento
para poder enfrentar el mundo

NO ESTÁS SOLA
somos muchos los que te queremos,
no hablo de la multitud anónima
sino de esa gente de la que te acuerdas los nombres,
que les conoces las caras

Nos ayudaste cuando te necesitamos,
ahora nos toca a nosotros estar ahi

Si tienes ganas de decir, dilo
si quieres hacerlo, hazlo
si no, no lo hagas, asúmelo.

Inconsciente (mente)

En la añoranza de algo
en la búsqueda del sentido
en la lejanía y un poco más cerca.

Hay ruidos y hay silencios,
hay esperas y hoy desespero.
¿Qué dices? No te oigo.

La elevación y la caída,
la caminata y la corrida,
las miradas y los desvíos.

En la mano y en los pies
entre los dedos, como a escondidas.
La caricia disimulada y el golpe.
¿Qué haces? No te siento.

Más allá del pasto y del trigo
lo veo por la ventana: vientos y río,
como cabellos dorados, como olas del Mediterráneo.

Me voy, siempre vuelvo.
¿Qué piensas? No puedo.

Más que distraída

No, no es falta de tiempo
ni con 48 horas podría hacerlo.

Hay rayas en el suelo, círculos y cuentos.
Caminos sin terminar porque nunca acaban.

Hay rutas con una línea en medio,
se permite el doble sentido, pero temo adelantar.

Hay señales, edificios, sierras y árboles;
tierra seca y arena mojada.

Me levanté temprano y no hice siesta.
¿Es por lentitud, pereza o por probar la cereza del estrés?

No, no es por falta de tiempo.
Si me llamas, respondo.
Si te busco, me distraigo.
Si no estás, te pienso.

¡Qué bello atardecer!, debería aprovecharlo
pero es tarde y no he acabado mi trabajo.

La prioridad parece que es el juego pero ya no es divertido.
Si voy y vengo a medias y no aprovecho este momento
único y hermoso de hacer algo bueno.

Maltrato

No es que sea silencioso ni sólo gestual,
no es que esté oculto tras la ropa
ni se note en la postura casual.

No es preciso que lo exhiba
sabes que ahí está.
Tú causaste esa herida,
ni callar a gritos puedo ya.

A veces se ve negro, otras rojo,
después azul y finalmente un poco verde.
Luego regresa al normal tono de piel,
otra no, nada es normal.

A veces es incoloro, pero siempre sabe amargo
y no es sea costumbre, solo abandono.
También pegas con las palabras,
eres experto en modos de hacerme daño.

No quiero ser invisible ni para ti,
ni para mi, ni para nadie.
Como todos yo también sufro, vivo, pienso.
Como todos yo también quiero ser feliz,
elegir mi camino, andar recto, derecho, dignamente.

No es que me esconda,
estoy segura que me ves,
pero te haces el indiferente, lo sé.

Quiero saber de tí

Quiero saber lo que piensas,
lo que sientes, lo que deseas...

Quiero saber el por qué de tus ideas,
quiero conocer tu esencia, tus motivos,
tus razones, tus valores...

Quiero conocer cada una de tus miradas,
cada una de tus sonrisas,
la manera en que levantas tu ceja,
tus suspiros, el ritmo de tu respiración...

Tus expresiones, tus acciones...

Pero tú no quieres que te conozca,
tú te alejas de mi, te alejas tanto como yo me alejo de tí
te escondes, me aíslo
por miedo a este sentimiento que crece
y no terminamos de entenderlo.

Te he querido

A veces digo lo que no quiero decir
y no digo lo que necesito decir...

No me mal interpretes, eres importante para mí,
eres un viaje sin regreso,
mi vela, mi barco, pero los barcos me marean...
Es cierto, me marean...

Es el movimiento contínuo del ida y vuelta,
la especie de indecisión aun cuando el destino
es apoyado por una brújula.
No hay camino certero,
la vida es un sendero
que a veces se me parece a un recuerdo.
No creo en la seguridad del tiempo ni del espacio,
todo cambia, creo en el universo armonioso que nos reúne.

No quiero mal interpretarlo,
tal vez yo signifique algo para tí, tal vez no,
aunque esto pueda dolerme tengo que aceptarlo y decir adiós.
No me gusta decir adiós, prefiero el hasta pronto,
aunque no sea cierto, aunque sea un deseo...

No me gusta romper cadenas, pero tengo que seguir adelante,
este sentimiento me retiene lejos de mis metas.
Yo tengo una misión en el mundo y tu tienes la tuya.

Quiero que seas feliz, siempre, aunque no me recuerde…

Dejar el pasado, en el pasado

Sí, ya sé que dolió. Es triste, nos confundió,
no entendiamos que pasó.
Todo estaba bien y de repente terminó.

Aunque lo que creo es que se fue muriendo de a poco
y no lo curamos cuando debimos,
las heridas quedaron y no cicatrizaron
y luego nos desangramos...Agonizamos...
queriendo que haya posibilidad, pero es demasiado tarde.

El amor es poderoso, incluso imbatible si se cree en él,
pero si se pierde la fe, él se va,
es él que ya no cree en nosotros
y busca otras personas que sepan alimentarlo y transmitirlo.
El amor es infinito y eso es lo que lo hace tan bello.

Sí, ya sé que dolió. Pero hay que seguir adelante, el amor volverá.
No contigo, no conmigo, sino con un otro "nosotros"
construido en la confianza y el respeto,
en la lealtad y en la voluntad de entregarse.

El amor es puro, no le tengas miedo,
deja el pasado en el pasado,
él siempre estará allí, abre tu corazón.

¿Volveré?

Me toca partir. ¿Volveré? No lo sé.
Si no tengo respuestas no lo sé.

No me gustan los monólogos,
pero es que necesito decir... ¿Volveré?

Si me lo pides, te escribiré.
Si me lo muestras, lo miraré.
Si me lo dices, te escucharé.
Si me llamas, acudiré.
Si me gritas, lloraré.
Si te vas, moriré.
Si me explicas, entenderé.
Si debes dejarme, lo intentaré.

Si debo dejarte, lo haré,
si no quieres escucharme,
si no quieres hablarme,
si no puedes acercarte,
si temes lastimarme,
si me evades, si me temes...
es porque no me conoces.

Voy a quererte siempre, aunque me odies,
yo no conozco ese sentimento.
Aunque simplemente ya no me quieras, no te olvidaré.

Pero si no me lo dices, no te perdonaré.
Háblame, como sea, comunícate, pero no me ignores.

Sin tristeza, sin pena, sin dolor... con coraje.

Volver a empezar,
juntando las piezas que no encajaban antes
y encontrando nuevas,
viendo el conjunto de lo que queda,
recobrar la esperanza en el final,
que es ante todo un principio.

Sin tristeza, sin pena, sin dolor... con coraje.


Todo comienzo es un final,
un dejar atrás a algo o a alguien,
y eso sorprende porque uno quisiera llevarse todo puesto
o mandarlo todo muy lejos.

A veces para que no duela me olvido,
a veces para que no duela me acuerdo
y aveces me quedo, no me voy.

La cuestión es que debo partir,
es hora, es mi hora.
Simplemente lo sé, esas cosas uno las siente adentro,
como si se muriera un poquito para luego estar más fuertes
y amar más puramente, de forma más madura,
actuar de modo más coherente, más consecuentemente.

Volver a empezar, por otro camino,
no olvidando jamás lo que fuimos,
teniendo siempre presente lo que queremos
y sabiendo quienes somos.

Dejo que el viento lleve mi mensaje

Dejo que el viento lleve mi mensaje
triste por decir adiós, feliz por decir hola,
desconcertada por el Nuevo Comienzo,
anhelando el Amanecer.

Dejo que mi voz viaje a través del tiempo
tiempo infinito de momentos,
instantes indescriptibles, sentimientos y pensamientos
acumulados casi con remordimiento.

Dejo que el mar suene en mi pecho y me llame la felicidad:
SOY LIBRE, puedo volver a soñar,
tomar de la mano a la arena y besar el sol.

Dejo este espacio de comunicación,
esperando haber llegado a tu corazón,
amor, me atraviesas, me llenas, me inspiras.
Deseo volver a encontrarte y así será,
más allá de los límites de las palabras
y de la infinidad del Universo.

Cuando tenga que ser, será
sin casualidades ilusas,
con causalidades reales.

Te dejo, pero siempre estaré dónde y cuando me necesites,
porque así soy, una pluma.

Te quiero. Cuidate y SÉ FELIZ.

Declaración de amor

Tantas veces he tenido miedo de perderte,
de no volver a verte,
he estado tan insegura de mis acciones...

No sé nada del amor, sólo sé amarte,
pensarte, sentirte...
Has sido mi consuelo en los momentos tristes
y mi aliento en los felices.

Has sido la palabra justa, la caricia perfecta.
El despertar después de un sueño,
las eternas ganas de encontrarte.

Has sido mi amigo, mi confidente,
mi secreto y mi revelación a los cuatro vientos.
Has sido mi compañero, la mitad de mi sonrisa,
el mar y las estrellas, el sol y la luna...

Has sido mi amor, mi felicidad,
has sido tú, solo tú. Te amo.

Yo seguiré mi camino

No me lleves contigo, déjame soñar,
aunque sea tarde y tiempo de despertar,
no me lleves contigo.

Anoche desucbrí un paraíso,
descubrí que puedo ser feliz sin ti,
que ya no quiero estar contigo,
que necesito viajar conmigo.

No me lleves, no me arrastres al olvido,
hoy inicio un nuevo camino,
no puedo fingir, soy rosa de los vientos,
tengo un destino que seguir.

No intentes persuadirme,
somos diferentes sin ser complementarios
tu eres tierra dura, no me dejas respirar,
necesito la lluvia y necesito el sol.

Déjame soñar y vete,
es tu hora de partir,
luego despertaré y lo sabré,
seré libre, libre para vivir.

Como música en los labios

Como canciones que siempre sonaron y nunca se cantaron,
como melodías de la naturaleza y de las máquinas,
del viento y de la palma, del pájaro y de la palabra, del puente y del sur.

Como tiempos que nunca pasaron o aventuras que siempre quisimos,
como sueños y pensamientos que fueron liberados.

Así, como lo que tenemos para decir y no nos animamos,
como una gaita a lo lejos, como una guitarra desafinada
que va tomando armonía, como un acorde en el piano,
como una promesa.

Así, como el susurro, la brisa y la flor.

Como secretos que parecen revelarse, como la ternura en una roca,
o la suavidad en lo áspero, o la oscuridad en el sol,
o en la caricia el golpe, en la mentira la verdad y en la verdad la mentira.

Como el caos que empieza a ordenarse para nosotros.
Nuestro caos, nuestro orden.

Como música en los labios, como poesía en las hojas
que no llegamos a escribir,
como fantasía en realidad, como una ilusión cumplida.

Así, como el susurro, la brisa y la flor.

Como el coro, …

El puente de Colón (Montevideo- Uruguay)

Muchas veces me han preguntado si escribo cuentos. Tal vez como una manera de seguir indagando sobre lo misterioso de escribir como un espacio minado de inspiración y conspiración.
Quizás simplemente por curiosidad, para no dejar las cosas por la mitad ¿Qué mitad?

¿Acaso un cuento se planea o es algo que surge de la espontaneidad,
de dejarse llevar por el motor de la magia inspiradora? No lo sé.

En este momento que no es ahora y tal vez fue antes o será después estoy pensando . . .

¡Qué hermosa la expresión de una amiga al ver una foto de un puente que le recordaba su infancia en Colón! De hecho, era aquél puente al que se subía para ver la llegada del tren. "¡Quiero una copia!" me dijo.

¡Qué orgullo sentí de haber rescatado un recuerdo, de despertar sensaciones, de compartir de un modo especial algo incompartible, intransferible como el instante de captar un segundo que deja su huella por el resto de nuestra vida!

El puente de su infancia en Colón. Un puente en blanco …

Sonríe y hazme feliz

¿Dónde van los viajeros, los trotamundos, los solitarios?
¿Dónde van los sueños que esperan y desesperan
  si nadie intenta cumplirlos?
¿Dónde va mi alegría si no te encuentro, si no te veo, si no te siento?

En un cuadro te descubro, con un zoom y un objetivo,
con el simple motivo de tenerte cerca,
de respirar tu perfume y de estimar tu distancia.

Acércate a mi en un suspiro, en una brisa, en un sueño,
en el instante del "clic" sé el retrato de este momento.
Sonríe y hazme feliz.

Misterios

¿Cómo se le llama a la mirada pícara, insinuante y despreocupada?

¿Cómo es posible que la brisa parezca su voz hecha susurro?
¿Cómo un canto desafinado puede parecernos la mejor melodía?
¿Cómo el silencio encierra tantas palabras?
¿Cómo las palabras parecen tan extensas e inacabadas,
como si quisiéramos que nunca terminen?

¿Cómo se transforma el deseo en un sentimiento sublime?
¿Cómo vienen a la boca tantos anhelos incumplidos
y tantos sueños derrochados?

Por momentos el discurso parece eterno
y por otros inexistente, casi muerto.

Añoro tus palabras tanto como tu corazón, a tu corazón junto al mío.

Hay rostros que dan miedo

Rostros sin tiempo, a veces sin nombre.
Rostros testigos, rostros cómplices,
rostros inocentes, rostros culpables, irresponsables.

Rostros de vivos y de muertos.

Rostros que marcaron nuestro destino,
nuestra llegada, nuestra partida y nuestro regreso.

Rostros del recuerdo y del futuro,
rostros que cambian el mundo y lo uniformizan,
rostros mercenarios, de violencia, de injusticia y de muerte
rostros revolucionarios, de paz, de comprensión y de vida.

La mirada nuclear

y una raya en el medio del cielo azul,
azul y blanco, azul, blanco y amarillo,
azul, blanco, amarillo y gris

y una rama, una antena de televisión
y ahí, justo ahí: un edificio

y una brisa, un viento fuerte
y una hoja que ha pegado en mi oído

y una canción, no... un ritmo marcado
por los motores a lo lejos y las olas del mar aqui cerca

y una pregunta y otra pregunta y otra pregunta...

y luego desaparece la raya en el cielo,
el árbol, la televisión y la estructura

y llega una respuesta,
tan sólo una respuesta ante tantas preguntas:
"no sabía lo que hacía,¿ me perdonas?"

Voy de camino a casa

Voy de camino a casa empujada por un viento extraño que trae el atardecer

Me mira una mariposa, vuela como dormida, como si fuera a caer,
la tomo entre mis manos para asegurarme que está bien,
parece asustada, quiere ser libre, no entiende que la quiero ayudar.

Mis dedos le parecen grandes, teme no poder escapar.
Extiendo mi cuerpo para mostrarle buena voluntad
finalmente, un momento se queda,
siento que voy a llorar.

"Alguna vez fui feliz viéndote pasar", pienso
"Me has rescatado" escucho es sus pasos sobre mi palma
No es posible tanta ingenuidad, le digo
Tú me has salvado a mi, gracias, ahora VUELA.

Labios olvidados

Labios hinchados y rojos, llenos de besos y besos,
calientes y presos de ansia y placer.
Contentos y plenos, satisfechos por lo que fue.

Ojos dorados, plateados y negros
ahumados y un poco impertinentes.
Piden más que eso, solicitan amor.

Labios acabados cuando no hay deseo,
muertos de miedo sin una emoción
añoran sentimientos, mucho corazón.

Ojos grises, azules y tristes exigen explicación,
reflejo del alma son, eso dicen
ya no quieren remordimientos de ocasión,
ruegan comprensión.

Labios solos, incoloros,
insensibles a la ingesta o al sabor.
Han caído en desgracia,
alguien sólo quería eso: probarlos.
¡Qué decepción!

Agua

Es el instante en el que todo puede pasar
porque empiezan a salpicar las gotas sobre el papel
y la cascada inunda mis oídos de paz.

Pierde importancia la locura, la ansiedad y el desgano.
La omnipresencia del agua llena mi alma
y deja el recuerdo del instante en el que todo puede pasar.

Se llena la piscina de espuma,
de burbujas y compasión.
Atraigo hacia mí el lago,
aunque pequeño, me parece inmenso este mar.

Ahora me voy, sigo sentada escuchando su voz,
pero estoy lejos feliz.
Nadie pregunta, nadie pide nada
yo recibo libertad.

Viaje

¿Camino a casa o sendero a la nada?
El paisaje no miente, engaña el punto de vista.

La chimenea y la nube, la carretera y los rieles,
la siembra y la cosecha, el sol y la lluvia.
El calor sobre el rostro, el rostro en la palabra

Me pregunto qué pasa.
Acelera el tren y luego para,
y después continúa y todo cambia.

Se altera el movimiento hacia la vida,
se entremezclan las perspectivas
cerca o lejos, claroscuro.

Las grúas, las montañas, la tierra,
las flores, los coches, el césped, el tren…

Todo cambia y vuelve a ser igual
tarde o temprano muere la vida
y renace otro campo, otra mirada, otra fotografía.

Queda la pregunta pendiente.
Aparecen cosas, árboles, antenas
del otro lado: nada.

Torres eléctricas y palabras “ventana de emergencia”.
Otoño y primavera, iglesias,
castillos y puentes, columpios.

Caballos y algunas vacas, camiones, veredas, nada.

Concepto abstracto la nada.
¿Refiere a lo mismo de siempre?
Grafitis, ladrillos, escaleras, aparcamientos y maderas.

Muchos edificio…

Fragmentos

sobre la hoja de un árbol vi unas notas de música
y pensé que las llevaría el viento,
la brisa no llegó,
la tormenta no apareció,
sólo quedó el silencio esperando la voz
--------------------------------

si tomo una canción y la traigo a tu oído
no pensarás que he sido yo,
ni siquiera lo adivinarás, pues no existo,
soy tan sólo el eco de tu pensamiento
mezclado con la emoción,
eso es la inspiración,
el secreto que cada uno de nosotros
haya descubierto en la entrega de amor
-------------------

a veces pasa y puedo atraparlo,
aunque sea extraño ser poseedora de su visita,
acaricia las manos y las teclas,
luego desliza su ternura en palabras,
¿Quién sabe si volverá?
¿Quién sabe si me hablará?

Mientras, disfruto su compañía
pues es una bendición
------------------------

aunque tal vez me vaya antes de que vuelvas,
sin saberlo el tiempo es simultáneo:
pasado, presente, futuro.

Soy un mal ejemplo de monólogo,
un castigo para mi corazón hablar solo,
él mira inquieto como vu…

¿Te has olvidado de mí?

No me culpes por amarte.
Al principio sólo me sentía triste,
confundida, herida,
maltratada por la vida.

Necesitaba una compañía comprensiva
que cuidara de mí, que me sacara de mí,
del absoluto e insoportable dolor
de compartir cada momento conmigo misma.

Después me sentí querida,
tratada con ternura y respeto
con todas las delicias de tu sonrisa
y del abrazo más cálido del mundo.

No me culpes por amarte,
por querer pasar el tiempo contigo,
por extrañarte, necesitarte,
por sufrir al no encontrarte.

Siempre tan insegura en estas cuestiones del amor,
tan inexperta, inmadura,
me he llevado sorpresas y quemaduras.

¡Cuánto quisiera hablar contigo!
Un instante, sólo para que me recuerdes,
para que me conozcas.

Después de no verte tanto ¿te has olvidado de mí?

Dilema

Si dice "ocupado" yo no te molesto,
si me pones "invisible" yo no te veo,
si apareces "disponible" espero que me hables,
porque me gustan las iniciativas
hasta que es demasiado tarde y ya te has ido...

Pero si no me ves es que no te interesa, no porque yo me esconda,
si no me respondes es porque me rehúyes, no porque yo no te busque
y si no apareces es porque me espías, pero eso no puedo saberlo.

Y si mañana no vuelvo ¿preguntarás por mi?

Tomo del frasco una pregunta,
como tantas veces al azar un sueño parece realizarse
aunque no creo en las casualidades y estoy segura que tu tampoco.

En este silencio oscuro que nos une
y esa luz que nos separa
pido a las estrellas respuestas, quizás esperanza.

¡Qué ilusa soy y qué confiada!
Entre esas palabras que me has dicho
y ese deseo mío de que sean ciertas
habita la soledad.

Te fuiste sin avisar y regresaste sin molestar,
como si yo fuera un camino,
no un principio ni un final,
sino un pasaje hacia algo que no logro descifrar.

Ya no tengo paz, ha muerto mi libertad.
Sin mis alas no puedo soñar. Debo partir,
escoger del frasco otra pregunta
y llevármela al mar.

¿Cuándo renunciaste a intentarlo?

Te veo pasar, te veo partir, como tantos otros
que no se atrevieron a venir, a preguntar, a sentir.
Te veo seguir, como si no oyeras mi voz que te reclama, que te necesita...

Ya no sé dónde estás.
Demasiado lejos para mis ojos, demasiado vacío mi corazón...

¿Dónde has guardado las palabras dulces y las paletas de caramelo?
¿Cuándo renunciaste a intentarlo,
a recuperarme con tu sonrisa, a traerme la Luna,
a cantarme, a abrazarme,
a darme en un minuto más de lo que se puede dar en un día?

¿Cuándo dejaste de quererme?

Me queda una foto gastada entre las manos,
una que ya ni recordaba,
tal vez como he olvidado la ternura,
las caricias y la ilusión, he borrado tu rostro de mi memoria.

Aun sí, ¿cuándo renunciaste a intentarlo?
Me quiebra el alma tu indiferencia, tu silencio, tu frialdad.

Amor, no ya no eres mi amor,
eres un pedazo de papel que ahora se quema.

Las despedidas no existen

Me hace feliz tu sonrisa, tu mirada de paz,
tus manos son protección,
ese último gran calor que necesita mi corazón.

No quiero estar sin tu voz,
sin tu paso agigantado de esperanza,
sin tu proyecto de libertad en las cosas simples
con las que nos cruzamos sin pensar.

Voy un poco inclinada hacia atrás
porque me duele la espalda,
me das tu abrazo sin decir palabra,
me das todo sin explicar nada.

Me ofreces lápiz y papel,
te pones a cantar y yo escribo.
Traes tu guitarra y me invitas a bailar
mientras rasgas las cuerdas a ritmo descuidado,
no me dejas de mirar.
No puedo dejar de reír
y te burlas de mis pasos tontos,
tampoco sé danzar.

¿Qué voy a hacer cuando te vayas?
No es lo mismo irse que dejar ir.
¿Qué voy a hacer cuando te vayas?
¿Quién me va a cantar
y me tomará las manos
cuando sienta que no puedo respirar?

Tengo los recuerdos más bonitos que alguien pueda pedir,
los tendré conmigo mientras espero el regreso de tu gira por ahí.
Sé que no dejarás de pensar en…