jueves, 26 de noviembre de 2009

Más que distraída

No, no es falta de tiempo
ni con 48 horas podría hacerlo.

Hay rayas en el suelo, círculos y cuentos.
Caminos sin terminar porque nunca acaban.

Hay rutas con una línea en medio,
se permite el doble sentido, pero temo adelantar.

Hay señales, edificios, sierras y árboles;
tierra seca y arena mojada.

Me levanté temprano y no hice siesta.
¿Es por lentitud, pereza o por probar la cereza del estrés?

No, no es por falta de tiempo.
Si me llamas, respondo.
Si te busco, me distraigo.
Si no estás, te pienso.

¡Qué bello atardecer!, debería aprovecharlo
pero es tarde y no he acabado mi trabajo.

La prioridad parece que es el juego pero ya no es divertido.
Si voy y vengo a medias y no aprovecho este momento
único y hermoso de hacer algo bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!