miércoles, 25 de noviembre de 2009

Te he querido

A veces digo lo que no quiero decir
y no digo lo que necesito decir...

No me mal interpretes, eres importante para mí,
eres un viaje sin regreso,
mi vela, mi barco, pero los barcos me marean...
Es cierto, me marean...

Es el movimiento contínuo del ida y vuelta,
la especie de indecisión aun cuando el destino
es apoyado por una brújula.
No hay camino certero,
la vida es un sendero
que a veces se me parece a un recuerdo.
No creo en la seguridad del tiempo ni del espacio,
todo cambia, creo en el universo armonioso que nos reúne.

No quiero mal interpretarlo,
tal vez yo signifique algo para tí, tal vez no,
aunque esto pueda dolerme tengo que aceptarlo y decir adiós.
No me gusta decir adiós, prefiero el hasta pronto,
aunque no sea cierto, aunque sea un deseo...

No me gusta romper cadenas, pero tengo que seguir adelante,
este sentimiento me retiene lejos de mis metas.
Yo tengo una misión en el mundo y tu tienes la tuya.

Quiero que seas feliz, siempre, aunque no me recuerdes,
yo tendré un pensamiento positivo hacia tí,
y pediré a Dios que te cuide y te bendiga,
porque te he querido, a mi manera, con miedos,
con certezas, pero te he querido.

Cuídate y cuida a los amores de tu vida,
porque el amor irremplazable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!