martes, 29 de diciembre de 2009

Esperándote

Te espero en el columpio de nuestra plaza
o en la silla que acompaña la mesa.

Te espero en el perfume masculino de tu ropa,
en el cuello de tu camisa, en las mangas y en los botones.

Te espero en la borrachera de mis palabras
ansiosas por decirte que vengas.

Te espero en el suspiro del viento y en el beso de la Luna.
Te espero en una foto y en el sonido de una campana.

Te espero en el reloj de pared imaginario
y en estos últimos cinco minutos más largos.

Te espero. Si no vienes muero.
Te tocará darle explicaciones al Universo.
Te quiero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!