miércoles, 30 de diciembre de 2009

Luna nueva

En el paso que recordó mi zapato,
la huella que quedó en el suelo,
el suelo que derramó tristeza,
la lluvia que desbordó el río,
el río que preguntó por la Luna,
la Luna que no bajó del cielo.

El cielo estaba tapado por las nubes,
chiquitito estaba el sol
casi estaba dormido cuando un pájaro me dijo
que lo descubrió en pleno bostezo.

A modo de mantas grises
se presentó el viento y dejó expuesto al astro.
Enojado, enfurecido brilló tanto
que elevé mi cabeza para mirarlo.

No sabía que humor traía y tan solo le sonreí.
Creo que se puso contento
porque después de un momento llegó el verano,
se fue escurridizo el pícaro viento y los pájaros cantaron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!