sábado, 5 de diciembre de 2009

Me duele el pecho

El corazón sufre porque no puede expresarse,
no quieres escucharle.
Le reniegas con desplantes, con burlas.
Lo abandonas a no tener respuestas
a desesperarse por el silencio.

El alma llora porque no puede entregarse, compartir ansias.
Se fascina con colores brillantes y batidos de chocolate
pero unos ciegan y otros se derriten.

El amor muere. Lento y resignado se marcha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!