martes, 15 de diciembre de 2009

Mi refugio, la poesía

Me encuentro en el refugio
de las palabras muertas porque nadie las dice.

Como la lengua que se olvida porque no se habla,
como el sentimiento que se anquilosa
porque no se tiene.

Me siento sola en el refugio de las palabras muertas,
yo las percibo tan vivas, tan necesitadas de expresarse,
de encontrarse con el mundo: su amante.

Y sé que estás por ahí perdido
y quisiera encontrarte, darte abrigo,
pero me acusas de ser egoísta,
de ser impertinente por decirte que estás confundido.

Yo me preocupo por ti, eso es generoso,
no me pongas nombres que no tengo.
La poesía es mi mundo y debo compartirlo.
¿No es eso hermoso?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!