martes, 15 de diciembre de 2009

Salvaje

Me torturas con tus besos,
con tu insistente lengua sobre mis labios
y tus manos recorriendo mi espalda.

Me enloqueces y luego me amansas:
de animal en fiera a domesticado.
Me dejas sin fuerzas
pero me las renuevas con cada caricia afiebrada.

¿Qué estás haciendo conmigo?
No quiero ser puro instinto
este deje irracional tiene sabor a tinto,
a descontrol y a sentidos.

 Me siento salvaje, primitiva,
cada movimiento tuyo me vuelve más explosiva.
¿Qué estás diciendo en mi oído?
Es irrepetible, me despierta de nuevo el apetito.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!