lunes, 11 de enero de 2010

Ausencia

Y viajo en ese pedazo de la almohada 
que ha quedado desnuda, sin funda,
un poco despeinada y sin planchar.


Me arden los ojos por el frío,
aunque entre el amanecer
por los agujeros de la persiana 
tu silencio deja sin esencia las mantas, 
nada sirve a mi alrededor.


Viajo para imaginarte conmigo,
no sé cuánto tiempo puede pasar.
Me pregunto si acaso eso importa,
yo sólo quiero ir dónde te pueda encontrar.


Le duele a mi alma este vacío,
esta ausencia sin explicar,
tan sólo han pasado unos segundos
entre que estaba soñando y no te vi más.


Creo que no hay viento, sin embargo siento flotar,
¿será que mi pesadilla es despertar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!