miércoles, 20 de enero de 2010

Obsesión

Hace ya mucho tiempo lo anunció
el silencio que decretó tu mirada.
Fue cruel, intensa,
como una espada que atravesó mi cuerpo
verticalmente por la mitad
y me dejó a la suerte de la vida.

Yo no era inocente,
me equivoqué mil veces
y volví a hacerlo sin aprender de los precedentes.

Fui injusta y egoísta.
Distinguí tardíamente la realidad
de las fantasías que inventaba mi mente.
Yo quería soñar y eso me hizo perderte.

Hace ya mucho tiempo lo anunció
el silencio que decretó tu mirada.
Estabas decepcionado, lo entiendo.
Yo esperaba ser una buena persona
y eso era incompatible con tenerte.

1 comentario:

  1. Nada más fuerte que una abrazo, el de un amigo… el de un extraño que simplemente quiso cariño… o el de un enemigo que simplemente termino con ello… lindos abrazos…

    ResponderEliminar

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!