viernes, 26 de febrero de 2010

Amor inconcluso

Acaricio tu pregunta porque no quiero contestar.
Dices que se te hace tarde,
que te tienes que marchar
pero mi mirada te detiene,
piensas que te lo voy a confesar.

Rozo tus labios con los míos,
no puedo acercarme ni alejarme más
aunque tu anhelas todo
has aprendido a esperar.

Te pones tenso y luego te hago reír,
sabes que te deseo pero no puedo insistir.
Tomo tu rostro entre mis manos y beso tu nariz.
Suspiras hondo, soy yo la que debe partir.

Entremezclas apresurado tus dedos con los míos
y detengo mis pasos.
Ya estoy mirando hacia otro lado
cuando me abrazas por detrás.
¡Cómo me gusta ese gesto tuyo!
¡Cómo quisiera por siempre aquí estar!

Mis lágrimas escapan solas del secuestro de mis ojos,
ya no aguanto más. Eres el amor de mi vida,
pero no podré volver jamás.

Si me quedo esta noche contigo nunca conoceré la felicidad.
Viviré con amargura haberte dejado,
recordaré que nada habrá más perfecto que este legado
y tendré que disimular ante el pasado
que me juzgará por haberme enamorado
del hombre menos indicado: el que no elegí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!