miércoles, 17 de febrero de 2010

Atemporal

Te llamaré después, luego del encuentro,
de entender los motivos
y el baño de razones que pinta esta muralla de contradicción.

Te buscaré más adelante, cuando ya no tenga nada que decir
y me conforme con el silencio,
cuando añore el momento de verte
y de seducirte con mis complicaciones.

Te alcanzaré en ese tiempo que no puedes saber ni imaginar,
en la magia del instante que no exite ni sabemos si vendrá.

Te esperaré, superaré tu paso y llegaré antes que tú,
antes siquiera que lo pienses.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!