lunes, 22 de febrero de 2010

En una hoja de papel

A veces, cuando pienso en ti te oigo.
Estrujo la almohada sobre mi oído
pero no desapareces.
El sonido proviene de más adentro,
de lo profundo de mis recuerdos,
donde no puedo callarlos.

A veces, cuando pienso en ti te siento
tan cerca, tan tierno.
Me doy un baño frío pero sigues ahí.
Tu sensación está impregnada en mi cuerpo,
en lo hondo de esta capa de hielo,
donde me quemo, me persigue tu aliento.

A veces, cuando pienso en ti te busco
en fotos, en cartas, en grabaciones
pero no suenas, ni te veo, ni escribes como antes.

Eres algo etéreo que permanece y no puedo detener.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!