Ir al contenido principal

Juicio

Mientras mi abogada habla yo estoy sentada mirando el horizonte de madera donde, un poco más arriba, está la jueza.

¿Dónde estoy? Mi entorno parece muerto sin sonidos, mis ojos están húmedos y mi mente confusa. Me toco la cara, la siento chupada, áspera, pálida…

Respiro muy lentamente, me duele el pecho. Mi mano derecha desciende despacio desde mi rostro, por mi cuello hasta que llega a mi corazón y le oye “pum…pum”, sube y baja a su ritmo casi azaroso, inexplicable. ¿Estoy viva?

¿Dónde estoy? Nadie me escucha, mis labios están sellados, pegados uno encima del otro sin querer separarse. La voz no puede salir y tampoco lo desea, parece que el aire fuese a dañar mis pulmones. Cierro los ojos sin percibirlos, sin notar la diferencia entre la luz de la sala y la oscuridad que guardan mis párpados. Creo que ese frío que araña mi mejilla es una lágrima, pero no estoy segura.

De pronto estoy en la playa, oigo las olas llegar hasta la arena con gran rapidez y luego acariciarla con ternura. Anhelo ser ella. El sol me toca y sonrío. Soy feliz en este momento.

Abro los ojos. Empiezo a correr, cada vez más hasta quedarme casi sin aliento. Me lanzo al agua helada, tan congelada como esta lágrima que no sabía que aún me quedaba y que ahora me quema el rostro. El agua está salada, muy salada, amarga. Me deja sedienta.

Mis pies entran en contacto con las algas del fondo del mar. Enredados. Esa sensación gelatinosa me molesta, me invade. ¿Pero no es acaso su espacio y la que está sobrando soy yo? Una de ellas se posa sobre mis últimos tres dedos como pidiéndome que no me marche. La miro a través del transparente líquido que me rodea. Parece cómoda y me da cosquillas. Empiezo a reír, más fuerte, más alto, me duele el vientre y se me desencaja la mandíbula. Anhelo ser ella. Soy feliz en este momento.

Mientras mi abogada habla yo estoy sentada mirando el horizonte de madera donde, un poco más arriba, está la jueza.

Empiezo a oír voces, murmullos… Interpreto inquietud, descontento, confusión.

La magistrada finalmente me mira y dice algo. No lo pienso demasiado. Ha preguntado qué cómo me declaro.

- Culpable- afirmo sin quebrar la entonación y desviando la mirada del vacío hacia sus ojos- Culpable de sufrir, de vivir de recuerdos felices en vez de crearlos, de acostumbrarme a estar incómoda y no cambiar mi situación, de no luchar por lo que quiero…

- Responsable- apunta la jueza y da tres golpes- Su deber a partir de este momento es asumir sus propias decisiones. Sea lo que quiera ser, pero sobre todo sea feliz. Caso cerrado.

Una palmada en el hombro, otra, otra, otras…Hasta que una, la más cálida de todas se aquieta, la de mi abogada. ¿Seguro que estoy sintiendo todo eso? ¿Seguro que no estoy muerta?

“Quédate conmigo” pienso mientras alcanzo esa mano que intenta partir. Me desespero porque no quiero luchar sola, ha sido demasiado difícil despertar. Como si entendiera mi ruego se reafirma en esa última palmada y me salva. Me salvo:

- No, mejor partamos- dice- El juicio terminó. Ahora vamos a vivir.


Escuchando Sarah Brightman - No one like you

Comentarios

  1. Que hermoso eso que has escritDe visita y recreandome con tu blog,si que esta agradable venir por aqui lo hare seguido.Mucha luz y hasta pronto...o,me ha gustado tanto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!

Entradas populares de este blog

Arcoiris

Hay un sueño que palpita en mi corazón
y va y viene, y va y viene,
bombea esperanza a todo el cuerpo
y llena mis ojos de luz. Se borran los colores con la lluvia,
se suben al arcoiris
y se van de paseo.Así me siento. Capaz. Abandono un boceto de ilusiones
y limpio mi alma de negativas emociones.
Me invito a crear, a ser yo misma otra vez,
a reconstruir la confianza,
a destruir la inseguridad.Me subo también al arcoiris
y me pongo a admirar:
frente a mí el mundo entero y más.

Mis amigos los pájaros

¡Qué bonito suenan los pájaros! ¡Qué bonito! Despiertan al día de su descanso pintan de vida el cielo.
Aunque los vencejos casi nunca detienen su vuelo, ni durmiendo dejan de volar, la noche tiene un silencio azulado que no trae más que paz.
¡Qué bonito suenan los pájaros! ¡Qué bonito! Su canto se acerca, se aleja, varía con cada intención.
Hablan entre ellos, gozan de su libertad, disfrutan del verano con volteretas, me invitan a volar.
¡Qué bonito suenan los pájaros! ¡Qué bonito! Entre la emoción de las golondrinas y los aviones, también se cuela la bienvenida de la cigüeña a su pareja que trae la comida para ella y sus cigoñinos.
Desde el balcón de mi casa, cerquita del río Tajo, miro los restos de puertas, torres y murallas que estaban en el origen de mi ciudad, Talavera, y admiro como mis amigos queridos, hacen sus nidos, sus casas y reinventan la historia.


Juntas, unidas

Mi corazón llora
mientras mi garganta sangra
de tanto gritar.Algunos intentan engañarme
haciéndome creer que soy libre,
que puedo elegir, que puedo andar,
que debo correr sin miedo,
sólo para darles la oportunidad de disparar. Otras me aterrorizan
apuntándome la cabeza con una escopeta,
o desde lejos, un punto rojo indica mi frente,
me invitan a quedarme quieta,
a callarme y a obedecer,
a ser sumisa, preferiblemente tonta. Por allí, entre los árboles,
alguien me hace señas.
¿Cómo alcanzarle sin moverme? Mi corazón llora
mientras mi garganta sangra
de tanto gritar.Y todas empezamos a gritar,
aturdiendo al enemigo,
no sabe lo que decimos,
sólo le molestamos
lo suficiente como para desaparecer
sin que se acuerde de nosotras. Nos escondemos. Nos defendemos.
Sin violencia, con estrategia.
Nos preparamos. Nos preparamos. La justicia está más cerca.