sábado, 27 de febrero de 2010

¿Me perdí o me encontré?

Quedé a medias atrapada por la ráfaga de una utopía.
Me dejé llevar por la convicción de lo que podía pasar.
Me hice rosa, me transformé en poesía y ya no quiero regresar.

Soy una hoja escrita,
una melodía cantada,
un paso cansado y acelerado.

Soy una sonrisa, una mirada,
un cuento, una estrofa, una fotografía,
una escultura de yeso,
una cama desordenada
y un barquito hecho de pliegues de papel.

Soy una gaviota sobre el mar,
el pez que la alimentará;
la arena y el mar.
Soy el capricho de una mariposa
y también soy el amor.

Soy el ensueño que te hará despertar,
el perfume de la libertad,
las alas que te faltaban y la amistad.

Soy la almohada donde dormir
y la palabra que necesitas decir.
Soy el trueno y el relámpago,
la tormenta que no puedes predecir.

Soy el tiempo y el espacio, el frío y el calor.
Soy el desafío, la carrera, la meta;
el principio y el final, soy el camino.

Soy el beso, la caricia y el abrazo;
soy el susurro, la intuición y el sentimiento;
la sinceridad, nunca la apariencia.

Soy la pregunta y soy la respuesta.
Soy lo que quiero ser, porque soy poesía.

1 comentario:

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!