Ir al contenido principal

Quiero desnudar esta confusión

Voy a pasos atolondrados,
dormidos los pies parecen distraídos al andar.
Se mezclan unos con otros, se enredan, se complican…
Avanzan ebrios, borrachos, desprolijos
decorados por la sonrisa de quien les cambió la bebida.

Y mis manos se precipitan hacia algún sostén.
Tambaleo por mis cordones desatados, mi voluntad perdida.
Quiero desnudar esta confusión.

¿Qué pasó entre que llegué y me fui?
Algo perturba mi interior,
una sensación de angustia cuyo origen no puedo recordar
pero salpica acidez emocional.

Este desequilibrio no lo puedo explicar.
Una voz retumba en mi oído y quiero preguntar.
¿Qué pasa? ¿Quién ha sido?
Tengo zumbidos, mareos y pérdida de sentido.
Quiero desnudar esta confusión.

No reconozco mi carne, mi cuerpo, mi piel…
No me identifico en el espejo de ayer.
Parece mucho tiempo,
son solo veinticuatro horas después. ¿Dónde estoy?

La angustia aumenta, me aterro en una conclusión:
alguien abusó de su poder y ha quebrado mi destino.
Quiero desnudar esta confusión.

Nadie me ha explicado hasta hoy lo que pasó.
¿Quién es responsable además que yo?
Sólo sé que denunciaron mi desaparición
y la policía me encontró.
Dicen que fue una violación, pero yo no me acuerdo.
Dicen que fue con una droga, yo no me acuerdo.
Dicen ahora que tengo VIH, ¿alguien se acuerda de mí?
Tal vez él sí o quizás no.

No he sido la primera, ni seré la última,
como estos maltratos otros tantos.
¿Por qué acabar así? ¿Por qué vivir en una sociedad violenta?
Es tan fácil el respeto y la tolerancia.

Yo era una niña inocente de dieciséis años,
ahora la gente se asusta porque puedo estar enferma.
Me acusan de ir a una fiesta,
de que no cuidara mi bebida, de cómo iba vestida…
Me culpan de que hayan violadores,
asesinos y maltratadores.

Me miran con desprecio o con lástima,
ya no soy una persona.

Yo no sé quién es él ni dónde está,
solo que libre va,
preso en una enfermedad que no le hará justicia
si no la hay en nuestra sociedad.

Comentarios

  1. Considero que relatas, con mucho realismo, a nuestras sociedades indiferentes. Gracias por tu visita en mi sitio. ¡Bendiciones!

    ResponderEliminar
  2. Bonito blog Rosalie! Tienes un talento natural para transmitir a través de la palabra esa indiferencia que nos ahoga. Muchas gracias por pasarte, seguir y comentar en mi blog. Yo también te seguiré.
    Besos. Nos leemos.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!

Entradas populares de este blog

Arcoiris

Hay un sueño que palpita en mi corazón
y va y viene, y va y viene,
bombea esperanza a todo el cuerpo
y llena mis ojos de luz. Se borran los colores con la lluvia,
se suben al arcoiris
y se van de paseo.Así me siento. Capaz. Abandono un boceto de ilusiones
y limpio mi alma de negativas emociones.
Me invito a crear, a ser yo misma otra vez,
a reconstruir la confianza,
a destruir la inseguridad.Me subo también al arcoiris
y me pongo a admirar:
frente a mí el mundo entero y más.

Mis amigos los pájaros

¡Qué bonito suenan los pájaros! ¡Qué bonito! Despiertan al día de su descanso pintan de vida el cielo.
Aunque los vencejos casi nunca detienen su vuelo, ni durmiendo dejan de volar, la noche tiene un silencio azulado que no trae más que paz.
¡Qué bonito suenan los pájaros! ¡Qué bonito! Su canto se acerca, se aleja, varía con cada intención.
Hablan entre ellos, gozan de su libertad, disfrutan del verano con volteretas, me invitan a volar.
¡Qué bonito suenan los pájaros! ¡Qué bonito! Entre la emoción de las golondrinas y los aviones, también se cuela la bienvenida de la cigüeña a su pareja que trae la comida para ella y sus cigoñinos.
Desde el balcón de mi casa, cerquita del río Tajo, miro los restos de puertas, torres y murallas que estaban en el origen de mi ciudad, Talavera, y admiro como mis amigos queridos, hacen sus nidos, sus casas y reinventan la historia.


Juntas, unidas

Mi corazón llora
mientras mi garganta sangra
de tanto gritar.Algunos intentan engañarme
haciéndome creer que soy libre,
que puedo elegir, que puedo andar,
que debo correr sin miedo,
sólo para darles la oportunidad de disparar. Otras me aterrorizan
apuntándome la cabeza con una escopeta,
o desde lejos, un punto rojo indica mi frente,
me invitan a quedarme quieta,
a callarme y a obedecer,
a ser sumisa, preferiblemente tonta. Por allí, entre los árboles,
alguien me hace señas.
¿Cómo alcanzarle sin moverme? Mi corazón llora
mientras mi garganta sangra
de tanto gritar.Y todas empezamos a gritar,
aturdiendo al enemigo,
no sabe lo que decimos,
sólo le molestamos
lo suficiente como para desaparecer
sin que se acuerde de nosotras. Nos escondemos. Nos defendemos.
Sin violencia, con estrategia.
Nos preparamos. Nos preparamos. La justicia está más cerca.