lunes, 15 de marzo de 2010

Ganas

Las guardo en un bolsillo
para que nadie pueda verlas,
las oculto, las disimulo,
las evito, las borro del papel,
no las nombro.

Las alejo del diccionario,
de los sinónimos y antónimos,
las encarcelo en un sitio oscuro, las formateo,
las despido sin indemnización
ni reembolso de ningún tipo.

Las evado con los pasos y la mirada,
con las manos, con el cuerpo entero las rechazo.

Las ignoro, anestesio de mis sentidos,
las arranco de aquello que me las recuerda, las fulmino.

Las aplasto, las quemo, las disuelvo, las derrito, las evaporo.

Las interrumpo,
me interpongo entre ellas y mi corazón
pero no hay modo: siguen allí,
saben que las anhelo.

Cuando deje de pensar en ellas
seguro se habrán marchado
y se habrán convertido en estrellas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!