viernes, 26 de marzo de 2010

La luz a través de la persiana

Por esas diminutas franjas,
espacios, intersticios,
por esos lugares separados
pero unidos en un conjunto,
por esa persiana de agujeros blancos
entra el sol y el cielo azul.

Desde la cama me asombro, sonrío,
lo miro, lo disfruto, me deleito.
Pongo mis brazos bajo la cabeza
y me dispongo a admirar
ese paisaje secreto
que sólo conocemos la cortina y yo.

Amarillo brillante y azul profundo,
me pierdo segundos y luego regreso.
Cierro los ojos y siento,
percibo la calidez, la luz, la energía…

Me desperezo, bostezo y me levanto.
Suspiro contenta, ya llegó la primavera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!