miércoles, 10 de marzo de 2010

Travesura de ojos cerrados

Mírame mientras duermo,
acaríciame de lejos en esa distancia prudente
que nos permite tenernos.

Sonríe recordando eso,
tócame los sueños,
atrapa mi parpadeo con un beso
y calma mi entrecejo.

Cuídame mientras duermo,
abrázame, mantenme cerca de tu cuerpo,
de tu ritmo tranquilo y fuerte,
de tu corazón puro y sincero.

Sáciate en mi deseo,
demuéstrame el tuyo,
desviste las intenciones nocturnas
y ámame en el día.

Visítame mientras duermo,
enrédate conmigo en este momento,
perfúmame con tu aliento
pero no me despiertes,
quiero sentirte de nuevo.

1 comentario:

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!