Ir al contenido principal

Por favor, háblame

Mírame a los ojos y dímelo, si ya no me quieres dímelo.
Me aferro a este sentimiento inútil
palpando los latidos de un corazón que se muere
de a poco por ese silencio incomprensible.

¿Pretendes que interprete?
Estoy demasiado lejos para saberlo,
para entender los detalles.

Mírame a los ojos y dímelo, si ya no me quieres dímelo.
Me duele este castigo que humilla mi corazón,
no puedo pedirte perdón pues no sé que he hecho mal,
si tan solo me dijeras que pasó , en qué me equivoqué.
¿Por qué, por qué ya no me hablas?

Mírame a los ojos y dímelo, si ya no me quieres dímelo.
Lloran mis manos sobre el teclado,
se resbalan las esperanzas porque no tienen de que sostenerse.
Se me apaga la voz, se me cierran los ojos, ya no quiero volver a ver.
Este mundo sin ti es demasiado triste,
estar conmigo es insoportable, sólo escucho el eco de tus canciones.

Mírame a los ojos y dímelo, si ya no me quieres dímelo.
Rómpeme de una vez pero no me arranques partes,
no me hagas suplicarte, seguirte por estas piedras negras
de adoquines puntiagudos y afilados
que me cortan los pies y dejan mi sangre correr.
¿No te das cuenta de que me importas?
¿Qué sufro si no te siento?

Mírame a los ojos y dímelo, si ya no me quieres dímelo.
Destrózame con sinceridad pero no con indiferencia,
no me dejes sin comprender las razones de este desprecio.
¿Tiene sentido seguir preguntándotelo?
Ya no sé ni por qué lo hago, empiezo a creer que es masoquismo.
Sonrío porque no puedo aceptar eso.

No puedo pretender que me hayas olvidado,
que nunca me hayas apreciado.
¿Dónde está el valor que decías que yo tenía para ti?
Que no me quieras ahora
no significa que nunca me quisieras, ¿verdad?
¿Alguna vez fue cierto tu amor?
Por favor, no me dejes morir creyendo lo peor.

Mírame a los ojos y dímelo, si ya no me quieres dímelo.
Suena el reloj, es tarde. Se repiten tantas campanadas
como los últimos latidos que me quedan.

Y suenan y sonarán hasta que callen
y yo ya no pueda escucharlas.

Puedes escucharlo aqui

Comentarios

Entradas populares de este blog

Arcoiris

Hay un sueño que palpita en mi corazón
y va y viene, y va y viene,
bombea esperanza a todo el cuerpo
y llena mis ojos de luz. Se borran los colores con la lluvia,
se suben al arcoiris
y se van de paseo.Así me siento. Capaz. Abandono un boceto de ilusiones
y limpio mi alma de negativas emociones.
Me invito a crear, a ser yo misma otra vez,
a reconstruir la confianza,
a destruir la inseguridad.Me subo también al arcoiris
y me pongo a admirar:
frente a mí el mundo entero y más.

Mis amigos los pájaros

¡Qué bonito suenan los pájaros! ¡Qué bonito! Despiertan al día de su descanso pintan de vida el cielo.
Aunque los vencejos casi nunca detienen su vuelo, ni durmiendo dejan de volar, la noche tiene un silencio azulado que no trae más que paz.
¡Qué bonito suenan los pájaros! ¡Qué bonito! Su canto se acerca, se aleja, varía con cada intención.
Hablan entre ellos, gozan de su libertad, disfrutan del verano con volteretas, me invitan a volar.
¡Qué bonito suenan los pájaros! ¡Qué bonito! Entre la emoción de las golondrinas y los aviones, también se cuela la bienvenida de la cigüeña a su pareja que trae la comida para ella y sus cigoñinos.
Desde el balcón de mi casa, cerquita del río Tajo, miro los restos de puertas, torres y murallas que estaban en el origen de mi ciudad, Talavera, y admiro como mis amigos queridos, hacen sus nidos, sus casas y reinventan la historia.


Juntas, unidas

Mi corazón llora
mientras mi garganta sangra
de tanto gritar.Algunos intentan engañarme
haciéndome creer que soy libre,
que puedo elegir, que puedo andar,
que debo correr sin miedo,
sólo para darles la oportunidad de disparar. Otras me aterrorizan
apuntándome la cabeza con una escopeta,
o desde lejos, un punto rojo indica mi frente,
me invitan a quedarme quieta,
a callarme y a obedecer,
a ser sumisa, preferiblemente tonta. Por allí, entre los árboles,
alguien me hace señas.
¿Cómo alcanzarle sin moverme? Mi corazón llora
mientras mi garganta sangra
de tanto gritar.Y todas empezamos a gritar,
aturdiendo al enemigo,
no sabe lo que decimos,
sólo le molestamos
lo suficiente como para desaparecer
sin que se acuerde de nosotras. Nos escondemos. Nos defendemos.
Sin violencia, con estrategia.
Nos preparamos. Nos preparamos. La justicia está más cerca.