jueves, 15 de abril de 2010

¿Por qué no me nombras?


¿Por qué tu mente se nubla, se oculta de mi?
¿Por qué ante la pregunta de lo que significo para ti
no puedes definir con una palabra
todo eso que siente tu corazón?

Todo ha sido tan pronto, precipitado,
como acelerado por el temor a no tenerte nunca más.

 ¿Por qué no me nombras?
¿Por qué se pierde el sentido entre tanta emoción?
¿Por qué escapan los momentos?
¿Por qué las miradas huyen buscando respuestas?

En este sueño del que no despierto necesito tu esencia,
el aroma de tu presencia, la voluntad de tu boca,
las caricias de tus manos, el coraje de tu mirada,
la musicalidad de tu lengua hablando con la mía.

En este conjuro del Universo en el que solo quiero estar contigo,
compartir ideas y proyectos,
cambiar el mundo en desafíos nuevos hechos de locura
solo me quedan dos preguntas.

¿Por qué no me nombras?
¿Por qué no me nombras?
¿Por qué de entre la bruma
llega una luz para explicarme que me amas?


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!