viernes, 21 de mayo de 2010

Mientras

Mientras mi sueño se destripa contra la pared y explotan las angustias destruidas como un pez que mordió el anzuelo equivocado porque éste no le va a salvar, solo miro el reloj, me quedan veintiocho segundos.
Mientras el ritmo de la batería palpita en mi oído derecho antes que en el izquierdo y me inquieto por el presentimiento de que algo peor va a pasar me despeina el  viento que entra furioso por la ventana que creí que había cerrado anoche antes de acostarme a dormir. Son las seis de la tarde.
Mientras la televisión me estafa la vida y me miente descaradamente como quien quiere engañada a un hombre que sólo la mira con ternura y fe pero que no la ama con la séptima esencia que lo hace verle en su compañía hasta el final de lo que queda en el calendario que inventaron tantos y que no es universal.
Mientras mastico un caramelo y lo reviento contra mis dientes, entre ellos, sobre mi lengua siento que se me calma ese dolor punzante, esa úlcera bucal que me insistía con que algo faltaba por decir.- 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!