jueves, 10 de junio de 2010

Tiempo

Antes de que llegue la tarde y se acabe la mañana,
antes de la pregunta y después de la respuesta,
me anticipo porque tengo sensaciones que no controlo
y me obligan contra el tiempo a diferenciar
entre un día cualquiera y un día contigo.

Antes de insistir y después de exagerar,
antes de volver y después de viajar,
me precipito porque entiendo lo que puede pasar
y es que el amor no es un corazón sino un espíritu
que nos posee para ayudarnos
a adaptarnos a una nueva realidad.

Antes de soñar y después de desear,
antes de mirarte y después de sonreír,
no tengo otras razones para amarte
más que las que me regala la libertad.

Para tí, amor

1 comentario:

  1. Hermoso como todo la que escribes, muy dulce y romantico, cariños.

    ResponderEliminar

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!