lunes, 23 de agosto de 2010

Dimensiones del universo conjurado

Y hoy quiero escribir un sueño, de esos que siempre esperas y parece que nunca se van a cumplir. Acaricio esa fantasía en mi almohada vacía y disimulo frente al espejo una sonrisa. Llámame cuando regreses, sabré que me habré ido, porque es imposible que coincidamos en el tiempo y en el espacio, no es posible encontrarnos.
Y hoy quiero contar un sueño triste, un pasaje por una realidad delirante de anhelos sublimes acaparados por una sensación irrefrenable de deseo simple. Mastico esa fantasía en una comida sin sabor ni aroma pero que coincide con una manera de ver las cosas cuando están demasiado lejanas. Te avisaré cuando llegue, así podrás irte tranquilamente.

Y hoy, a diferencia de ayer, cuando había perdido la esperanza en lo posible, pruebo la lluvia que cae sobre mi cabeza. Recuerdo que hay una tierra y un cielo, que mis pies están en el suelo y que tarde o temprano vendrás a buscarme.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!