viernes, 15 de abril de 2011

Sin nombre ni refugio, sin identidad ni sentido

¿Esperado? Inventado por la excusa del silencio
se introduce en el dedo, se esfuerza por alcanzar su sitio.
La humedad lo retiene. La tierra no lo ennegrece.

Anónimo ante la pregunta de un significado.
Suave, liso y arañado por el delirante disfraz de su amo.
Inanimado, simplemente un aro dorado rodea mi ánimo.

¿Esperanzado? Atrapado por la necesidad del paso.
Inquieto el pensamiento no sabe sonreír,
el sueño que hacía despertar al río no se vuelve a repetir, se cumple.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!