lunes, 8 de agosto de 2011

En el pecho del Sol

La mano se queda en el pecho,
en el pecho duerme la Luna,
en la Luna crece la esperanza,
la esperanza ilumina los sueños,
los sueños miran alto,
la altura llega hasta el Sol.

La mano se queda en el pecho,
en el pecho de la Luna se despereza el Sol,
el Sol se va a traer la mañana,
la mañana se lleva la Luna.

Cuando llega el atardecer
se mezclan la noche y el día,
se reúnen a cenar y a conquistar
a hacer un concierto de estrellas
cual luces fugaces que cumplirán deseos
cuando mañana toque despertar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!