lunes, 8 de agosto de 2011

Soledad II

Corazón acurrucado contra el pecho, apretado, asfixiado.
Los ojos rojos por la sangre acumulada,
riego la tierra, pero el río está desbordado.

Manos blancas, mojadas y blancas
comidas por la humedad y el frío
casi transparentes por ese motivo.

Corazón pequeño, arrugado y triste.
Corazón desolado por la falta de entendimiento.

¿Quién se ha llevado las palabras?
¿Cómo me he quedado sin poemas?

Corazón que deja de latir en el eco vacío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!