lunes, 31 de octubre de 2011

Mal sueño

El sueño se despierta mal herido,
mal herido el orgullo
y la confianza en si mismo,
lastimada la delicadeza,
la ingenuidad y la inocencia.

El sueño se mastica muerto,
acabado por el arrebato
y la locura ardiente,
la pesadilla del viento
al costado del rio.

El sueño se acaba a sí mismo,
se sacrifica ante el cambio de realidad,
se resume en un instante,
se pierde para siempre.

El sueño ya no es sueño,
tan sólo ilusión.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!