martes, 15 de noviembre de 2011

Muerte de un mal sueño

El corazón se desangra en las manos del viento
agitado el suspiro, dormido el silencio
el rojizo se expande y deja azul la vida.

Cubierto por una manta
no más a salvo del ruido
se excita el miedo
sobre la calavera del muerto.

Estirada la noche
sobre el remolino del río
se llena de confusión el frío
y me alejo del tiempo.

Perdida la ruta,
descubierta la nueva locura
se aparece frente a mi la pregunta
en forma de otra duda.
¿He muerto?

El final se parece al comienzo,
se sienten tantas cosas
que no sabemos si es una disculpa
o una nueva sensibilidad por el mundo.

No, no he muerto,
sólo he pasado una mala noche
creyendo que ya no habría reproches
y por fin encontraría la paz.

Pero la paz no está en la muerte,
sino en la vida que elegimos,
de a paso a pasito,
construimos el mundo
con ayuda o sin ella
decidimos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!