jueves, 15 de diciembre de 2011

Caprichos

Una flor en la mesa,
un balcón de fresas
y ventitrés promesas
pueden ser un capricho.

Pero dormir a tu lado,
amanecer en tu costado
desayunar contigo,
no existe nada parecido
ni tan necesario.

Una blusa de seda,
una manta gruesa,
y un perfume que refresca
pueden ser un capricho.

Pero caminar de tu mano,
recorrer el campo,
y descubrir la Luna a medianoche
no existe nada parecido
ni tan necesario.

Un baúl de recuerdos,
unas gafas nuevas
y unas cortinas franela
pueden ser un capricho.

Pero tu voz en mi oído,
tu mirar de ojos canela,
tu caricia perfecta
no existe nada parecido
ni tan necesario.

¡Qué me acusen de caprichosa!
Pero que el amor que siento por tí
sea la única cosa
que nadie me pueda discutir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!