jueves, 8 de diciembre de 2011

Mal despertar

El sueño despierta ansioso,
hambriento, famélico
de luz y color,
de claridad y esplendor
entre los dedos de su cuerpo.

El sueño precipitado,
pesadilla dominante,
tormento crepitante
entre las sábanas mojadas
y quemadas del templo.

El sueño hipoglicémico,
desesperación de un momento
que acaba luego de un vaso de agua
y una buena tostada
huntada de un abrazo
de amor verdadero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!