miércoles, 23 de enero de 2013

Fiebre

Caliente, una lágrima
conoce mi cara y hierve.
Burbujea en la mejilla
a treinta y nueve grados centígrados.

Caliente, toda la frente ardiente
y el suplicio del frio en el vientre
no entiende esta contradicción.

Caliente, una lágrima quemante,
un pensamiento saliente,
cual sol que se despliega sobre el mar
luego de una noche normal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!