viernes, 21 de junio de 2013

Pequeña pero existente

Simplemente, a veces, me siento demasiado pequeña,
desubicada, apocada, disminuida.
Deseando el cambio de rutina y la claridad,
la voluntad y la noticia de que soy capaz.

Simplemente, a veces, me siento diminuta.
Como un bicho, ajena a la realidad,
pendiente de que alguien me pise
y termine de acabar.

Simplemente, a veces, quiero desaparecer.

Pero luego me siento culpable por mi cobardía
y me enojo por mi falta de iniciativa
para hacer mis sueños realidad.

Me despojo del llanto y comienzo a rehacer,
a re-fabricar la esperanza, a intuir un camino,
a inventarme un destino distinto
que me traiga felicidad.

Simplemente,a veces, quiero ser.

Pero luego no me alcanza y me siento desafiante,
capaz de cualquier cosa,
hasta del misterio de la solidaridad
y de la unión para algo mucho más grande que yo.

Me evado del tiempo, me sumerjo en un proyecto
y viajo por las ideas en busca de ese secreto.

Simplemente, a veces, quiero creer.

Pero ¿sabes qué? Tampoco es suficiente,
porque en el fondo todo lo que quiero es hacer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!