miércoles, 28 de agosto de 2013

Chiquita mía...

Chiquita mía...
¡Si sos preciosa!
Tenés un corazón de oro
y una luz que las estrellas te envidian.


Chiquita mía...
Granito de arroz,
alimento de los pobres...
¿Cómo decís que no te quedan flores,
si tú misma eres un rosal?

Chiquita mía...
Mi compañera, mi amiga,
mi alma gemela adolorida,
quiero regalarte esta poesía
para que creas que estás llena de vida. 

Chiquita mía...
Más alta que una cima
y más colorida que un prisma:
¡Brilla! ¡Brilla!
No te ocultes detrás de la cortina.

Chiquita mía...
Regaláme una sonrisa,
hablá con tu reflejo de niña,
verás como aun le quedan ganas de jugar
y sino, vé a visitar a tu sobrina
que seguro te lo va a recordar.

Chiquita mía...
Hablá, reí, llorá,
sé vos misma una vez más,
porque sé que allí estás,
detrás de esa cortina corrida. 

"y allá, y aquí, a un océano de distancia,
nos encontramos en la misma nube"

PARA VOS GIOVI, MI AMIGA

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!