lunes, 11 de noviembre de 2013

Parada, de pie

Resignación,
hace mucho tiempo
que sólo queda resignación.

Ni orgullo, ni dignidad,
ni esperanza, ni ganas de pelear,
sólo eso.

Una frustrada mirada me busca
mientras la esquivo cada día,
esa es la desesperación.

Éstas manos no han hecho lo suficiente
y aun así, están secas y ásperas,
envejecidas de dolor,
cortadas o arañadas por la razón.

Propio o ajeno es el sufrimiento,
palidez de necesidad, de hambre, de sed,
de fuerzas para vivir.

Éstas piernas no han caminado bastante
ni pateado prudentemente,
sólo han ido siguiendo alguna corriente.

Resignación, sólo eso...

Hay un mundo por delante (y por detrás)
y una plenitud egoísta
¿pero tengo algún derecho?
¿lo he conseguido yo?
¿lo podré compartir?

Lágrimas de cocodrilo arrepentido:
"Ponte de pie"

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!