Ir al contenido principal

Ahora vuela alto y respira

No tengas miedo,
y aunque lo tengas, vuela.

Vuela, mírate desde allí arriba
suénate la nariz y llora,
siente, ama, despega,
las palabras sobran cuando sonríes,
yo ya no necesito razones para hacerlo,
te quiero.

Vuela, como vuelan las plumas al viento
y como vuelan los pensamientos
que estorban.
Vuela, como vuela el tiempo
cuando lo disfrutas
y como vuelan las alas
conquistando espacios.

Respira el aire, aumenta tus pulmones,
silba, canta, cuenta... Vuela.

Déjate llevar por la energía,
por la alegría que da la libertad.

No tengas miedo,
estamos contigo.
No tengas miedo,
y aunque lo tengas, vuela.

Te amamos, Papá.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi vicio eres tú

Amarte es mi vicio.
Besarte es mi vicio.
Mirarte es mi vicio.
Abrazarte es mi vicio.
Soñarte es mi vicio.
Acompañarte es mi vicio.
Escucharte es mi vicio.
Cantarte es mi vicio.
Leerte es mi vicio.
Seducirte es mi vicio.
Desearte es mi vicio.
Acariciarte es mi vicio.
Amarte es mi vicio.
Mi vicio eres tú.

Escuchando “I got you” Leona Lewis

Certeza

No pretendo nada y lo quiero todo,
me aferro a la idea, al sentimiento,
a la necesidad, a las personas,
a la convicción, a la certeza
de que es posible, de que existe,
de que si puedo soñarlo, puedo crearlo,
un mundo infinito se me presenta.

Por el hecho de ser mujer

Sola, desamparada,
desvalida, ignorada,
mutilada, olvidada,
maltratada, mal querida,
invalidada mi vida
por el hecho de ser mujer. Sola, detenida,
atrapada, violada,
desvestida, abandonada,
tirada, abatida,
rota, destrozada,
acabada, impedida,
ilegitimada mi historia
por el hecho de ser mujer. Sola, perdida,
podrida en alguna cuneta,
en alguna fosa,
deshechada como una cosa,
esclava de una sociedad
que no me considera persona
por el hecho de ser mujer.Piénsalo. Por el hecho de ser mujer
tengo que pedir permiso,
no tengo derecho sobre mi cuerpo,
sobre mis decisiones ni sobre mis acciones,
soy juzgada continuamente,
soy acusada permanentemente y
bajo ningún concepto soy inocente,
porque mi destino es ser objeto
de todo lo pasado y presente,
retratada en el espejo de una muerte
injusta, injusta, injusta
y muchas veces, mi única esperanza. Por el hecho de ser mujer
tengo que dar explicaciones
a quién ni siquiera me conoce...
Te las tengo que dar a ti
que me lees de …