viernes, 11 de diciembre de 2009

En la punta de la lengua

Como palabras sin decir,
con sentimientos entrecortados por la soledad
apagada por el miedo y sometida
a la esclavitud del deseo de ser libre.

Te llamo otra vez sin voz,
sin gestos, sin miradas, sólo con pensamientos…

Como momentos sin vivir ni ternuras por demostrar
todo queda amargado por la inquietud y el temblequeo
de la esperanza que se va frustrada.

Como angustias clavadas
como puñales en cada parte del cuerpo,
en la punta de la lengua han quedado
las ganas, el amor y el coraje,
en la punta de la lengua mordí mi juventud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!