martes, 9 de febrero de 2010

Anaranjado





El sol que baña los árboles de hojas caducas,
la llovizna que se traduce en calma y paz
me llaman a gritos a través de las cortinas cerradas.
Estoy concentrada en una estrofa y no oigo nada.

De pronto, el ruido de los coches sobre el asfalto,
el sonido típico a mojado, a paraguas, a risas y gritos
de gente apurada preocupada por las gotas finas
que pueden volverse gordas y dolorosas
me regresan de la euforia y las busco.

El atardecer anaranjado me acaricia la cara.
Sonrío atontada, feliz.
Hoy me dice “buenas noches”
y yo le hago una reverencia en palabras.

1 comentario:

  1. Buenas letras de verso y poesia, un agrado leerte.Que lindo es pasar por tu sitio,me raconforta leerte,siempre tan bello todo por eso pasare siempre.Esta vez llego desde Cuentos y Orquideas y de paso invitarte a leer un nuevo cuento,espero te guste y sea de tu agrado.Mucha luz y hasta pronto...

    ResponderEliminar

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!