sábado, 20 de marzo de 2010

Mientras me besas, lloro

Me duele cuando me besas porque no quiero que lo hagas.
Déjame tranquila, no me impongas tu manera.
Tengo un ritmo distinto, no me gusta la fuerza.

Me duele cuando me besas porque no quiero que lo hagas.
Tengo alma, soy una persona
no entiendo cómo puedes decir que me amas.

Me duele cuando me besas porque no quiero que lo hagas.
No vengas, no te acerques, no me toques,
no volveré a hacer nada obligada.

Me duele cuando me besas porque no quiero que lo hagas.
Indiferente a mis angustias sigues, persistes.
Me acusas de no quererte, de no cumplir,
de no dejarte conforme.

Me duele cuando me besas porque no quiero que lo hagas.
Tengo miedo y he sido irresponsable.
¿Por qué aceptar que me maltrates?

¡Basta!
No me digas lo que tengo que hacer
ni como tengo que actuar.
Yo elijo como ser, como vivir.

2 comentarios:

  1. ¡Excelente poema! Seguimos en contacto. Unidos en la oración.

    ResponderEliminar
  2. Me cuesta mucho seguir leyendo, las lágrimas me enturbian los ojos, se me llenan de lágrimas...

    ResponderEliminar

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!