jueves, 25 de julio de 2013

Descorazonada

Una invasión, una ocupación,
una dominación que no he pedido,
un dolor, una sensación indeseada
que causa rencor.

Me siento con el corazón pesado,
cansado, agotado,
amasado con fuerza y dureza,
casi golpeado.

Me siento triste y con rabia
porque alguien ha interrumpido mi espacio
mientras yo sentía compasión.

Una decepción. ¿Exigencia o inexperiencia?
Simplemente, un vacío.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!