viernes, 16 de agosto de 2013

Con el corazón en la boca

Me cuesta respirar,
el estómago se cierra
y la tez palidece.

La palabra quiebra,
el sinónimo asusta,
el antónimo prevalece, se planta
y se sustenta en tu mirada.

No me puedo concentrar en otra cosa,
solo tengo ganas de llorar,
quiero buscar dentro de mi
toda esa fuerza que pueda tener
para que llegue hasta ti
y te ayude a avanzar.

Me cuesta respirar,
tengo el corazón en la boca
y sólo quiero gritar,
tan alto, tan fuerte
para que despiertes
y vuelvas a vibrar,
a ser tú.

No puedo soportar la distancia,
quiero llegar hasta ti,
estar más cerca, abrazarte,
verte mejorar.

Me cuesta respirar,
pero habrá que hacerlo,
es la única forma de rezar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!