lunes, 2 de septiembre de 2013

Piano,piano,piano

Escuchando Mario Viñuela- "Septiembre"


Triste desgarro de tu muerte,
vacío profundo de desolación,
existencia reprimida por el dolor.

Me desangro, me rompo,
melodía triste que me encoje,
me recuerda tu oración.

Piano acongojado que se abriga de violín,
que se escapa del silencio de la soledad,
de la incomprensión, de la necesidad
de tener valor.

Piano, piano, piano,
mis manos no te alcanzan,
mis dedos se escapan de tus teclas,
tu voz me toca
mientras miro tus notas
escribirse en el teclado.

Piano que llora, sufre desconsolado
y yo, que en un tal septiembre era feliz,
no puedo más que soltar
las lágrimas reprimidas
que evocan tu respiro ralentizado.

Piano que toca a la puerta, la golpea,
la patea, la destroza, y sigue aún así
exigiendo que la abran
a gritos desgarrados.

¡No lo dejen afuera!

Piano que me mira
y me pide que grite con él,
que lo acompañe en su batalla,
que crea en lo mismo que él.

¡No lo dejen afuera,
pero no me obliguen a entrar!
Déjenme aprender de mis heridas,
a enfrentar la vida a mi manera,
a saber por qué luchar.

Piano, no te sientas solo,
ya la puerta está abierta.

Pero piano se quedó fuera,
esperando que los de dentro salieran. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!