jueves, 6 de agosto de 2015

Tan presente y ya no estás

Nunca hablar en tiempo pasado
dolió tanto.

Estás en todos sitios,
en los detalles y en las grandes cosas,
es imposible ser indiferente,
duele pero al mismo tiempo se agradece,
siempre estás presente.

En la gente, en el gusto, en la comida,
en los objetos, en los recuerdos. ..
En tu casa, en la mía,  en la calle,
en tus hijos, en tus nietos...

No quiero hablar de ti en pasado,
no quiero que te vayas
y sin embargo...

Tan presente y ya no estás...

Y es que llorar no alcanza,
quiero paz.

¿Cómo se consigue la paz?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Gracias por pasar, comentar y sugerir!