Ir al contenido principal

Yo soy

 



Soy como soy,

más allá de mi actitud,

victimista o valiente,

me amo y me acepto,

miro al frente.


No te reclamo, no te pido disculpas,

decir “estoy cansada”

es reconocer que me agota hacer tantas cosas,

que me fundo en las personas,

que trasciendo mis límites,

que necesito parar para seguir andando,

que sigo quitando cosas de la agenda,

y busco cada día mi naturaleza.


No quiero más negar mi esencia,

quiero vivir la vida con la destreza

de quien vive, viviendo,

de quien ama, amando,

de quien sueña, soñando,

de quien hace, haciendo,

de quien es, siendo.


Soy como soy,

no lo digo con resignación,

quizás con un poco de orgullo,

porque hace falta el orgullo

para aprender a quererse a uno mismo

y dejar de negarse el derecho

a ser como uno es,

a pesar de las miradas y juicios,

que vienen tanto de fuera como de dentro.


Hace tiempo que no me miro en el espejo,

ya no sé a quién veo,

echo de menos los ojos sinceros

que me miraban con cariño y respeto.


Ahora, en este instante presente

que es mi mejor regalo,

cierro los ojos y sonrío,

las lágrimas fluyen solas,

fluyen, como fluyen las olas del mar,

o las del río Tajo,

que lo tengo más cerca,

aunque no lo pueda tocar.


Fluye la vida,

porque soy como soy,

y, aunque, como a mi río,

me dejo contaminar,

también me estoy aprendiendo a amar.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sin tristeza, sin pena, sin dolor... con coraje.

Volver a empezar, juntando las piezas que no encajaban antes y encontrando nuevas, viendo el conjunto de lo que queda, recobrar la esperanza en el final, que es ante todo un principio. Sin tristeza, sin pena, sin dolor... con coraje. Todo comienzo es un final, un dejar atrás a algo o a alguien, y eso sorprende porque uno quisiera llevarse todo puesto o mandarlo todo muy lejos. A veces para que no duela me olvido, a veces para que no duela me acuerdo y aveces me quedo, no me voy. La cuestión es que debo partir, es hora, es mi hora. Simplemente lo sé, esas cosas uno las siente adentro, como si se muriera un poquito para luego estar más fuertes y amar más puramente, de forma más madura, actuar de modo más coherente, más consecuentemente. Volver a empezar, por otro camino, no olvidando jamás lo que fuimos, teniendo siempre presente lo que queremos y sabiendo quienes somos.

Mi vicio eres tú

Amarte es mi vicio. Besarte es mi vicio. Mirarte es mi vicio. Abrazarte es mi vicio. Soñarte es mi vicio. Acompañarte es mi vicio. Escucharte es mi vicio. Cantarte es mi vicio. Leerte es mi vicio. Seducirte es mi vicio. Desearte es mi vicio. Acariciarte es mi vicio. Amarte es mi vicio. Mi vicio eres tú. Escuchando “I got you” Leona Lewis

Llueve

 Llueve, en el mundo llueve y en las personas llueve y en las plantas llueve y en el corazón llueve mientras allí, del otro lado del espejo, sonríe la Luna y enciende un faro de luz cálida para cuando sintamos el frío que ha empapado los huesos y ha despegado la carne. Llueve, pero el agua de las nubes no es infinita para que otro día vuelva a llover debe salir el sol. Tranquila mientras llueve, llueve y llueve, es necesario que llueva significa que la vida se mueve. Gracias, Sara