Ir al contenido principal

Ya vendrá




Ya vendrá la respuesta...

Cuando suelte el control,
cuando abandone la pregunta,
cuando deje fluir la sombra,
cuando asome la luz,
por abrir la ventana
en una mañana blanca
en medio de tanta oscuridad.

Ya vendrá la respuesta...

Cuando me mire al espejo
y entre en el reflejo
de mis ojos marrones
y atraviese la pupila
y me meta dentro de la historia
que inunda de histeria
mi temeroso día.

Ya vendrá la respuesta...

Cuando sin buscarlo, llore,
llore sin culpa, sin miedo,
sin desesperación ni angustia,
sin exigencias, sin propuestas,
sin expectativas... Llore.

Ya vendrá la respuesta...

Cuando ría, ría con el alma,
con las costillas, con las manos,
con los pies, con los pulmones,
con la boca, ría, ría, ría.

Ja, ja, ja...

Ya vendrá la respuesta...

Cuando deje de decirme cosas feas
y deje hablar a la niña "mala",
a la que está enfadada,
a la que sufre abandonada,
a la que quiere seguir en la hamaca,
que en España llaman columpio,
a la que habla con las plantas,
mientras suena de lejos una campana,
que llama de regreso a los niños
a sentarse en las butacas
de la escuela uruguaya.

Ya vendrá la respuesta...

Cuando pueda soltar las palabras
sin miedo a sacrificarlas
a ser malinterpretadas, juzgadas,
maltratadas o borradas.

Ya vendrá...

Cuando pueda abrir las alas,
los brazos, las axilas,
sin sentir vergüenza de las cosas que sobran,
simplemente aceptarlas y elegir,
elegir compartir el vuelo con las hadas.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Sin tristeza, sin pena, sin dolor... con coraje.

Volver a empezar, juntando las piezas que no encajaban antes y encontrando nuevas, viendo el conjunto de lo que queda, recobrar la esperanza en el final, que es ante todo un principio. Sin tristeza, sin pena, sin dolor... con coraje. Todo comienzo es un final, un dejar atrás a algo o a alguien, y eso sorprende porque uno quisiera llevarse todo puesto o mandarlo todo muy lejos. A veces para que no duela me olvido, a veces para que no duela me acuerdo y aveces me quedo, no me voy. La cuestión es que debo partir, es hora, es mi hora. Simplemente lo sé, esas cosas uno las siente adentro, como si se muriera un poquito para luego estar más fuertes y amar más puramente, de forma más madura, actuar de modo más coherente, más consecuentemente. Volver a empezar, por otro camino, no olvidando jamás lo que fuimos, teniendo siempre presente lo que queremos y sabiendo quienes somos.

Mi vicio eres tú

Amarte es mi vicio. Besarte es mi vicio. Mirarte es mi vicio. Abrazarte es mi vicio. Soñarte es mi vicio. Acompañarte es mi vicio. Escucharte es mi vicio. Cantarte es mi vicio. Leerte es mi vicio. Seducirte es mi vicio. Desearte es mi vicio. Acariciarte es mi vicio. Amarte es mi vicio. Mi vicio eres tú. Escuchando “I got you” Leona Lewis

Llueve

 Llueve, en el mundo llueve y en las personas llueve y en las plantas llueve y en el corazón llueve mientras allí, del otro lado del espejo, sonríe la Luna y enciende un faro de luz cálida para cuando sintamos el frío que ha empapado los huesos y ha despegado la carne. Llueve, pero el agua de las nubes no es infinita para que otro día vuelva a llover debe salir el sol. Tranquila mientras llueve, llueve y llueve, es necesario que llueva significa que la vida se mueve. Gracias, Sara